No pague por ellos, adopte

No pague por ellos, adopteActualmente debido a una creciente concientización sobre el respeto a los animales considerados “mascotas” no es de extrañar que conozcamos o seamos una de esas personas que en algún momento han rescatado perros/as o gatos/as de las calles. Estas personas sin duda con las mejores intenciones buscan mejorar la vida de aquellas criaturas que se cruzan en el camino; incluso llegando a establecer un vínculo afectivo con ellos. Es de esperar que la disposición de estas personas esté motivada por la empatía, y en la mayoría de los casos se logra hacer un bien a otros sin esperar algo a cambio.

Pero no todo es como aparenta, hay quienes sacan beneficios de esto, quienes piden donaciones para ayudar perros/as y gatos/as y el dinero no cumple su objetivo. O quienes rescatan perros/as de ciertas razas para sacar provecho. Por ejemplo, venderlos o reproducirlos para comerciar con ellos es una práctica habitual. Y el problema no acaba ahí, pues la raíz de este mal es que aún existen personas que creen que está bien comprar animales de “compañía”. De ahí que el término «mascota» los/as cosifica, ya que se considera que su propósito o utilidad es ser de compañía, cuido, reproducción o entretenimiento, como si estos animales a pesar de no ser “maltratados” fueran únicamente medios para satisfacer un fin humano.

Si realmente respetamos a los/as perros/as, gatos/as y otras especies de animales consideradas tradicionalmente como animales de “compañía”, lo correcto sería adoptarlos o refugiarlos sin esperar ningún beneficio de ellos, del mismo modo que lo haríamos si se tratara de una persona humana en estado de necesidad.

¿Qué nos hace creer que solo los/as perros/as y gatos/as merecen respeto?

R/ La mentalidad especista. Puede leer más en: https://veganos.cr/notas/especismo

Una vez que comprendemos que ciertos animales merecen respeto y es injusto tratarlos como si fueran medios para nuestros fines, entonces resulta sencillo entender que la diferencia para respetar a un perro y un cerdo es completamente arbitraria, es tan arbitraria como respetar a otros humanos por su color de piel. Esto es así porque tanto el/la perro/a y el/la cerdo/a (o cualquier otro animal explotado para el uso de algunas personas humanas) son seres dotados de sintiencia y por lo tanto desean proteger su integridad física y su libertad. Resulta antojadizo que algunas personas humanas protejan a unas especies mientras son indiferentes a la explotación de otras, y además participan de ella financiándola ya sea pagando por sus vidas, comiendo sus cuerpos o derivados, vistiendo su piel, utilizándolos como medios de transporte o cualquier otra infinidad de usos que les dan creyendo tener derecho sobre las demás especies de animales.

Recomendaciones: