Investigaciones sobre explotación animal y los derechos animales

Investigaciones Explotación Animal

Investigaciones sobre explotación animal en Costa Rica

Antes de que entremos en detalle, quisiéramos aclarar por qué existe la explotación animal a nivel mundial y porqué nuestro país no es diferente a los demás ante esta situación; muchas personas han llegado a considerar que esto es falso en Costa Rica, que esto no sucede, gracias a campañas especistas que son motivadas por empresas y personas que lucran con el abuso hacia estos seres indefensos; campañas que se aprovechan de un prejuicio especista arraigado en nuestra sociedad y que mediante el engaño intentan persuadirlo de una realidad.

Los animales no-humanos —lo decimos de esta forma porque también los humanos somos animales— son considerados bienes, en otras palabras, cosas, no sujetos con personalidad, con sintiencia, con un valor inherente a sus vidas, con dignidad; sino solamente como instrumentos para fines humanos, se les reconoce por su valor instrumental porque son útiles para algún fin.

Organizaciones a nivel internacional han dedicado tiempo a través de los años a investigaciones, a denunciar el supuesto “maltrato” hacia los animales no-humanos, pero esto resulta absurdo, el maltrato no existe —ellos no han dado un consentimiento previo de ser tratados—; lo que sí existe es un abuso en contra de ellos, en contra de sus intereses, de su dignidad propiamente. Ejemplo de “logros de bienestar animal”.

Este tipo de investigaciones de “maltrato” animal cuando son observadas por la mayoría de las personas— los conduce generalmente a una conclusión: si mejoramos el “trato” —léase abuso hacia ellos— es suficiente y puedo continuar explotando de una forma “humanitaria”, al final para eso están y para eso fueron creados. Artículo recomendado: ¿Existe el maltrato hacia los demás animales?

¿Por qué sucede esto?

Somos conscientes de que algo está mal, que es injusto lo que estos sujetos están viviendo, pero algunas personas por el prejuicio especista se resisten a aceptar que ellos no pertenecen a nosotros los humanos —antropocentrismo—. De la misma forma como sucede con otros prejuicios: algunos hombres consideran que las mujeres están al servicio del hombre, o que las personas de color de piel negra no merecen un trato igualitario, entre muchas otras formas de dominación y discriminación.

Estas organizaciones motivadas mediante prácticas de bienestarismo, intentan solucionar el problema, no el de los no-humanos, sino el de los humanos —la conciencia—. Proponen que estos animales sean abusados de una mejor forma, como si esto fuese menos injusto, como si esto solucionara el problema de los no-humanos que radica en ser considerados objetos de propiedad para fines humanos —ignorando su valor inherente—. En pocas palabras no solucionan el problema a las víctimas, sino que va en perjuicio de estas, pues perpetúan su injusta condena. Ese pensamiento es irracional, es inmoral; nuestra obligación hacia ellos como sujetos de igual consideración moral nos debe conducir a lo siguiente: respetarlos y ser justos con ellos como un mínimo.

¿Qué debemos hacer entonces?

Cumplir con nuestra obligación moral hacia ellos, ser veganos —seguir el principio del veganismo— como un mínimo.  ¿Qué quieren decir con ser veganos? Cuando decimos que somos veganos lo que realmente queremos decir es que estamos comprometidos con el respeto y la justicia hacia ellos, que los consideramos dignos de respeto, que no los consideramos bienes semovientesobjetos de propiedad— sino sujetos con una consideración moral idéntica a la de un ser humano. No los explotamos y los valoramos como personas, sí, personas no-humanas, y no lo reducimos solamente a una alimentación basada en plantas, sino a toda relación con ellos; rechazamos toda forma de explotación animal.

Luego de lo anterior deberíamos enfocarnos a que otras personas sean educadas y abandonen el prejuicio especista, igual como nosotros lo hicimos, no en perder nuestro tiempo buscando regular la explotación mediante leyes y otras prácticas que no ayudan a erradicar su condición de esclavos, pero sí a perpetuarla, sino siendo objetivos, rompiendo el paradigma social actual de consideración moral hacia los no-humanos —siendo veganos y educando a otros en el veganismo— esto como una solución pre legal, sin tener que esperar que existan leyes para cambiar, cuando el paradigma cambie, entonces sí, podremos disponer de herramientas jurídicas para formular leyes que condenen a todo aquel que no deseen cumplir con el respeto hacia los no-humanos; pero solo hasta ese momento.

¿Por qué es nuestra obligación moral ser veganos?

Simple, ellos al igual que nosotros, sienten, tienen sus intereses, poseen un valor inherente a sus vidas, son sujetos dignos de igual consideración moral, son nuestros iguales moralmente hablando.

Lo expuesto anteriormente es generalmente ignorado debido a la venda especista ante sus ojos, por el antropocentrismocreernos que estamos por encima de todo—, debido a que así hemos sido formados por diversas razones que no entraremos en detalles en este momento.

Queremos hacer de conocimiento varias fotografías del colectivo Animales con Voz para las personas que consideran de forma absurda que este problema no afecta nuestro país —como si no existieran no-humanos en Costa Rica—, y que acá todo es distinto gracias a regulaciones especistas de “maltrato” animal; si usted nunca ha visitado un centro de explotación animal no necesita hacerlo para ser vegano, tampoco necesita buscar mayor detalle de lo que ahí sucede; se resume en algo sencillo, los esclavos —no-humanos— permanecen siendo explotados durante el tiempo determinado que así consideren estas personas que lucran con la explotación y finalmente son asesinados, son convertidos en cosas para el deleite de la inmoralidad humana.

Las fotografías que observará gracias al trabajo de Animales con Voz representan la realidad de lo que sucede con los no-humanos en nuestro país y en el mundo; recuerde, aunque no estén en condiciones de hacinamiento y de “crueldad” están siendo considerados objetos para fines humanos, igual serán utilizados y asesinados sin importar el “trato” que decidan darle. Si quiere poner fin a la explotación animal sea una persona vegana a partir de este momento y difunda el veganismo. Si requiere mayor información de cómo ser vegano o qué es el veganismo propiamente no dude en contactar con nosotros mediante el siguiente enlace.

>> Trabajo de Investigación – Explotación Animal en Costa Rica. <<


Referencias:

 

Recomendaciones: