El término «veg»

término veg

El término “veg” referente a vegetal se ha utilizado como supuesta “abreviatura” del vegetarianismo o veganismo cuando en realidad es solamente un término popular para referirse a la alimentación vegetal. Este término popular parece surgir del intento de algunas personas que desean equiparar el veganismo y vegetarianismo como una misma lucha, o como una manera de insistir en que ambas iniciativas constituyen términos similares y persiguen un objetivo común.

¿Por qué resulta confuso?

El querer escribir con mayor rapidez y plasmar en poco espacio mucha información son las razones para abreviar algunas palabras, representándolas con solo algunas letras y terminándolas con un punto al final. Cualquier palabra puede ser abreviada, pero, se debe considerar que se puede utilizar la misma abreviatura para diferentes palabras (Herrera, 2010). Por ello, utilizar el término “veg” para referirnos al veganismo o vegetarianismo puede resultar confuso para muchas personas, incluso llega confundir la lucha por los Derechos Animales ─como lo es el veganismo─ con el vegetarianismo. Esto es algo que sin duda sonará exagerado para algunas personas; pero lo cierto es que puede constatarse con bastante frecuencia que la gente no sabe que significa veganismo y su lucha, creen que ambos términos son lo mismo, que buscan los mismos objetivos o que el vegetarianismo es un paso necesario para ser vegano/a.

¿Por qué no se debería considerar abreviatura?

En general, las abreviaturas se clasifican en dos tipos:

  1. Truncamiento: Elimina la parte final de una palabra sin terminar en vocal.
  2. Contracción: Elimina letras centrales de una palabra y comúnmente utiliza letras voladas.

Si queremos expresarnos con claridad y acorde a los Derechos Animales, en especial al dialogar con personas no-veganas, es recomendable utilizar los términos adecuados para acabar con la confusión entre veganismo y vegetarianismo. Así entonces podríamos optar por lo siguiente:

  • Recomendado: Utilizar la palabra vegano/a o veganismo; evita cualquier confusión y seremos claros en nuestro mensaje.
  • Utilizar la abreviatura por truncamiento «veg.» o la que consideremos por contracción, y crear al final del texto un glosario que define las abreviaturas creadas —esto sería útil en el caso de un libro—; caso contrario sería un error, pues el lector no comprendería si hace referencia a: vegano, vegetariano, veganismo, vegetarianismo, vegetaliano, vegetal, vegetus, y un sinfín más de posibilidades. Si no hacemos un buen uso del lenguaje no nos podemos comunicar de forma clara, y esto es lo que necesita el movimiento para una fácil comprensión, y no confundir términos como un intento desesperado para que las personas “dejen de comer carne” —falacia vegetariana; consiste en hacer distinciones morales entre formas de explotacion—.
  • Especificar al inicio del texto que por “veg” nos vamos a referir al veganismo o a las personas veganas y brindar su definición.

¿Por qué todo esto?

Muchas personas que se dedican a explotar a otros animales insisten en rechazar el veganismo, y es común que argumenten que la palabra «veganismo» o «vegano/vegana» aleja a la gente porque ellos consideran que el extremismo es malo per se, cuando esto resulta en un error lógico y no parece otra cosa más que un intento desesperado de aceptación y normalización de la explotación animal. Otras personas se podrían sentir avergonzadas por considerar que la gente tiene prejuicios u hostilidad contra el veganismo; esto último es cierto (Minson y Monin, 2011). Por lo tanto, deberíamos combatir estos prejuicios con información y diálogo; no ceder ante ellos.

Algunas personas veganas interesadas en la promoción del veganismo y los Derechos Animales entenderán la preocupación por la calidad de los mensajes para así transmitir ideas claras y lo menos contaminadas por sesgos y/o argumentos falaces tanto a personas no-veganas como veganas. Nuestro mensaje como veganos/as o activistas por los Derechos Animales debe ser de calidad pues es necesario que el mensaje sea sencillo de entender para facilitar su compresión y así evitar confusiones; más de las que ya existen, por gente externa al movimiento que desea distorsionar la causa como también algunos grupos animalistas que buscan atraer personas sin importar la confusión que puedan crear como un intento desesperado.

Referencias:

Herrera, J. (2010). Ortografía de la lengua española. Real Academia Española.

Minson, J., y Monin, B. (2011). Do-Gooder Derogation: Disparaging Morally Motivated Minorities to Defuse Anticipated Reproach. Social Psychological and Personality Science, 3(2), 200 – 207 doi: 10.1177/1948550611415695

Recomendaciones: